Lo que no es educación positiva (I)

Bienvenid@ una semana más a este avance del vídeo en nuestro canal de Youtube.

En esta ocasión, y teniendo en cuenta el período estival, en el que nuestros niños están sin cole, tenemos la oportunidad de aprovechar y poner en marcha distintas estrategias para facilitar la relación con nuestros hijos…

 

No es educación positiva ser PERMISIVOS.

“Sólo se puede educar educando”: hay muchos padres que piensan que se puede educar sin hacer intervención, dejar que los niños vayan creciendo desarrollando sus propias habilidades.

Los padres, como educadores principales, somos los encargados de enseñarle la diferencia entre el bien y el mal…

El MIEDO de muchos padres es un mal principio educativo: miedo a que sus hijos se vayan a frustrar…

 

Si te parece interesante y quiere más información, pincha aquí.

Sigue a Alma Psicología en su canal de Youtube.

Gracias!!

Pilar Solana, Psicóloga Clínica CV-04.650
almapsicologia.com

La infidelidad (III): consecuencias emocionales

En el programa anterior estuvimos hablando de las consecuencias cognitivas, es decir, cómo cambiaba nuestra forma de ver a la otra persona tras una infidelidad.

Otra de las consecuencias es la conductual, relacionada con la agresividad… incluso la evitación, evitar a la persona infiel.

La traición

Separación?? Arreglo??

Quieres saber un poco más? Anímate y síguenos en el canal de YouTube de Alma Psicología

Gracias por seguirnos

Pilar Solana

Psicóloga Clínica CV-04.650

almapsicologia.com

“Soy una persona fuerte, pero…”

almapsicologia.com
almapsicologia.com

“Soy una persona fuerte, tan fuerte que puedo solucionar yo solo mis problemas”

“No necesito a nadie y nadie se merece sufrir por mi”

“Mis problemas son míos y de nadie más”

“Si me quejo y digo que no estoy bien, que algo me preocupa, significa claramente, que soy una victima y necesito de los demás”

“Si algo me afecta y no consigo superarlo, significa que no soy bueno”

“Si encuentro soluciones para los demás debería encontrarlos para mi, pero si no consigo encontrar mi propia solución, es porque no soy tan fuerte como me ven los demás”

Pasan los días, las semanas y los meses y trato de solucionar yo solo, al final después de mucho tiempo encuentro mi solución, acudir a un psicólogo que me ayude, pero no quiero que nadie lo sepa porque “Pensarán que soy débil”,”Se preocuparán por mi”, “les obligaré a ayudarme”.

Pasado un tiempo, cuando estoy muchísimo mejor, hablo de esta etapa ya superada con una persona muy significativa y le cuento lo que ocurrió y que ya me encuentro mucho mejor, esta persona, para mi sorpresa, en lugar de alegrarse por mi, pone mala cara.

“No lo entiendo, no le molesté, he sido fuerte, he encontrado yo la solución….. ¿Por qué se enfada?”

La respuesta es muy sencilla, cuando alguien nos importa queremos estar con ella en lo bueno y en lo malo, sepamos o no qué hacer, ofrecerle nuestro hombro para que llore si lo necesita, escucharle aunque no sepamos que decir, decirle…..

”Si estamos aquí, es porque hemos decidido estar aquí”

ERES HUMANO, Y COMO HUMANO, SIENTES TANTO LO BUENO COMO LO MALO

NO ERES MENOS FUERTE POR LLORAR

NO ERES MENOS VALIOSO POR NO SABER QUE HACER

NO ERES MEJOR AMIGO, FAMILIAR O PAREJA POR NO COMPARTIR

NO NECESITAS SENTIRTE SOLO CUANDO REALMENTE NO LO ESTAS

NO NECESITAS SUFRIR SOLO

Anda tu camino, toma tus decisiones pero abre los ojos a los que están a tu alrededor, quizá te sorprendas al ver que el camino se hace más agradable en compañía.

Encerrarte, es decidir por los demás que no te ayuden, es que se preocupen por verte mal, es ponerle trabas a tu tratamiento y mejora…

 

Lorena Pomer, Psicóloga.

www.almapsicologia.com

Fallos de memoria.

foto fallos de memoria

Un día vais a ver a vuestros padres con los nietos y notáis que algo no marcha como siempre, ellos viven solos y se manejan muy bien, no tienen graves problemas de salud.

Están hablando entre los dos y tu madre ha olvidado lo que estaba diciendo, “pero eso es algo normal, a todos nos ha pasado alguna vez…..” , le enseñas una foto en el móvil y dice “no sé dónde he dejado las gafas que no las encuentro y sin gafas no lo veo” y a continuación dice que “últimamente estoy un poco despistada, dejo las cosas en cualquier sitio y después no las encuentro”.

Habláis de las notas que ha sacado Pedro (su nieto) y después de un tiempo pregunta que cómo le han ido las notas a Pedro, en ese momento le decís un poco sorprendidos y un poco enfadados “ mamá lo hemos hablado hace un rato, parece que cuando hablamos no te interesa lo que decimos” , ella os replica que “tengo muchas cosas en la cabeza y no lo he oído, además, últimamente estoy un poco despistada y tengo la cabeza embotada, me cuesta mucho hacer las cosas de casa y no me apetece salir, es normal, estoy mayor y el cuerpo ya no está como antes”.

Esta explicación nos vale, “es cierto, todos hemos tenido una temporada que hemos estado menos centrados, es normal”.

Mas tarde habláis con vuestro padre y os dice que vuestra madre está tristona, ha dejado de hacer actividades que le gustaban, también algo olvidadiza, y cada vez que él le recuerda que se ha olvidado algo (como una olla al fuego, un ingrediente de la comida o pasar a recoger un pedido por la tienda) ella se enfurece y dice “son cosas normales, a todos se nos olvida algo y eso no significa que me pase nada”.

 

Existen varios aspectos a tener en cuenta.

Una persona mayor que detecta fallos de memoria suele ocultarlo el mayor tiempo posible por miedo a padecer una enfermedad, cada fallo que detecta se convierte en una prueba más de que pueda tener esa enfermedad de memoria, teme que se confirme sus sospechas y por ello cada vez realiza menos actividades que impliquen exponer sus destrezas (ya sea lenguaje, cálculos matemáticos, reconocimiento de caras, movilidad de manos y equilibrio….) por dos motivos, primero para que los que están a su alrededor (familiares, amigos…) no vean si se equivoca y segundo para no tener otra prueba de que algo no marcha bien. Este proceso hace que aparezca apatía (no tener ganas de hacer cosas) y agresividad (cuando se le fuerza a que haga vida normal o cuando se le reconoce que se ha olvidado algo).

Vosotros, los familiares, estáis preocupados porque, sí, es frecuente que se nos olviden cosas, pero a cierta edad existe el riesgo que no sea un simple olvido.

Realizar pruebas de memoria no solo ayuda a saber si está dentro de los parámetros normales, también ayuda a la persona (y a los familiares) a no bloquearse por miedo, tanto si hay deterioro como si no, hacer ejercicios de estimulación cognitiva ayuda a mantener un cerebro activo.

 

Lorena Pomer Castillo. Psicóloga

www.almapsicologia.com